Mi galería

Created with flickr badge.

Perseverancia.


Dame Señor la perseverancia de las olas del mar, que hacen de cada retroceso un punto de partida para un nuevo avance. Gabriela Mistral.

Buscando la olona en San Esteban de Pravia.







Comienzo.

 Me ha dado por pensar estos días, como y cuando empece a ser una apasionada de la fotografía... y rebobinando me he dado cuenta de que viene de muy atrás, tanto que no recuerdo cuando.
 De pequeña me pasaba los días viendo las pocas fotos que tenía de mi madre, intentando descifrar cada sonrisa, cada mirada...  los pocos recuerdos que tenía de ella desaparecían, e iba haciendo míos  recuerdos que otros tenían de ella, y no me gustaba.
Las fotos eran para mi un salvavidas que me aferraban a mi pasado y quería más, más momentos congelados para siempre, más instantes felices  detenidos, sentir con una foto lo que te querían o lo bien que lo pasabas en determinados momentos.
Con 10 años mi madrina me regalo mi primera cámara, no recuerdo ni que marca era, pero fue el mejor regalo que recuerdo que nadie me hiciera nunca. Me advirtieron que tuviera cuidado con las fotos que sacaba y que no disparase a lo loco, ya que por aquella época en el año 1990, revelar no era barato y en mi casa no había mucho dinero. Menuda regañina me cayó cuando  llevaron a revelar el primer carrete, y mi abuela vio que eran todo tejados....



Yo me puse muy triste y me sentí totalmente incomprendida, no entendían que yo necesitaba todos los recuerdos, quería tenerlos todos. Quería saber cuando pasaran los años lo que veía por la ventana mientras desayunaba, que casas había, como eran las calles, incluso la ropa que tendíamos en el tendal cada día me parecía un recuerdo valiosísimo.

Y a partir de entonces siempre con la cámara a cuestas, era una autentica pesadilla y eso que ahora me arrepiento de no tener mas fotos ...

En cuanto tenía oportunidad llevaba la cámara al cole, atención a la cara de martirio de mis amigas jeje


Incluso en alguna ocasión tuve la osadía de disparar en alguna clase...

Y cada año la cosa fue a más y a más... y empece a no querer solo guardar el momento, si no a querer que ademas ese momento fuera visualmente agradable.




En el año 2004 que nació mi hija Eva, la cosa se desbordo, porque ya no solo tenía que guardar recuerdos para mí, si no construir unos nuevos y maravillosos para ella. Y entonces volví a redescrubrirlo todo, me regalaron mi primera reflex.... y aquí estamos... :)




O blanco o negro.

A veces hace falta que te pasen cosas malas para recolocar tu mundo y poner las cosas en su sitio. Llevo unas semanas que tengo mas tiempo para pensar del que me gustaría y me he dado cuenta en que vivo en una ensoñación continua, imaginando y deseando  esto o aquello y viendo como pasan los días sin hacer nada y lo que es peor sin hacer fotos.
No se muy bien que me pasó, primero fue que no tenía el equipo que quería y veía carencias por todas partes, después que me quitaban el Capture Nx2 y mi cabeza se apagaba cada vez que me ponía delante de cualquier otro programa de edición, ahora es que no puedo coger pesos... parece que siempre encuentro algo para alejarme de lo que mas me gusta y no entiendo porque lo hago, nada es tan importante.

Así que hoy salí a medio  hacer fotos, no a buscar una foto, que era mi obsesión, si no a ver que era lo que me encontraba por ahí... y hacía tiempo que no disfrutaba tanto.

Apenas me baje del coche para tirotear y no use trípode (voy a ir al infierno de cabeza), ni siquiera lleve mochila, metí la cámara con el 18-105 puesto en una bolsa y no lleve ni baterías, ni filtros, ni disparador.... ni siquiera la pera!!!
  Me encanto ir encontrando los coletazos del temporal. Y  en cuanto al procesado, mi Capture nx2 sigue aquí en mi Pc, y aquí seguirá conmigo hasta que explotemos alguno de los dos.







El pantano de Porma congelado... brrr






Furia.

  Hay días que extraño especialmente el rugido del mar...

© Todos los derechos reservados.

Primeras nieves en Pola de Lena.

 Para hacer fotos con el móvil me he quedado..., por ahora es impensable que pueda sacar la cámara y la mochila, cuando en mi infinito optimismo me dormía pensando que es lo peor que podía pasarme,  esta era una de esas cosas.... pero por lo menos el camino hasta llegar a rehabilitación es guapo, por lo menos con nieve...