Mi galería

Created with flickr badge.

María.


  Se nos acaba mayo, ha sido un mes muy productivo en cuanto a fotografía. Hacía meses que no hacía tantas fotos y probaba cosas nuevas.

 Hoy os presento a María que se iba de bautizo. Un placer trabajar contigo princesita.




Callar.



¿ En qué momento una persona decide que es mejor callar que hablar? Quizá cuando aprende y aprecia la tranquilidad que da el silencio. No se si es cobardía, inteligencia o puro desprecio...

 Desde luego mi silencio ha ido evolucionando con los años... Siempre he sido una persona callada, desde pequeña me gustaba observar a la gente, en silencio, desde mi mundo.

 Siempre me molestaban con frases de memos: "esta niña es muda", "¿Se te comió la lengua el gato?". Y yo los miraba con todo el desprecio que era capaz.

 Hubo momentos de mi vida en los lo pase mal,  me acompleje, pensé que  era distinta, que era rara..., pero con los años aprendí,  y si eres diferente...¿ Qué pasa ?,

 De niña no necesitaba hablar si no tenia algo que decir como hacían los demás.

 Desde luego esos que se llaman "adultos" deberían saber el daño que le pueden llegar a hacer a un niño con sus idioteces. Cada uno es como es y ya está,  su deber de adulto debería ser protegerlos y respetarlos.

 En este momento de mi vida me apetece hablar menos que nunca, soy feliz en mi mundo...






Despreocuparse.


 En los niños brilla la despreocupación, quien fuera niño otra vez...


 Jugar hasta caer rendido, reir, gritar, saltar, que la mayor preocupación que tengas es que no te pongan verdura a la hora de comer.






 Creo que envidio a los adultos con síndrome de Peter Pan, a  los que hasta ahora denominaba con desprecio Happy´s.  Su filosofía de vida es mucho mejor que la mía, ¿cuándo se ha visto a un "happy" enfermo de estrés? o con todas las variables posibles del desastre anotadas a mano en un cuaderno. sin tiempo para ellos, para hacer lo que más les gusta, para disfrutar de todas las pequeñas cosas que nos da la vida.

 Me da envidia esa risa despreocupada, ese pensar en uno mismo, ese "hoy solo existo yo",  esa manera de  vivir en la que no existe el mañana.