Mi galería

Created with flickr badge.

¿ Te inspiras o copias?


¿Te inspiras o copias?  En este caso me refiero al campo de la fotografía, pero se podría aplicar a muchos otros temas. Hace tiempo que preguntas  o ideas de este tipo no me preocupan. Pero hubo un tiempo en que el tema me afecto mucho.

Hace años cuando empezaba mis andanzas por Flickr, me pasaba horas viendo fotos, las estudiaba, miraba los exif y me empapaba de cada detalle. Por aquel entonces hacía mucha foto de paisaje, solía hacer salidas conjuntas con unos cuantos amigos y todos venimos más o menos con la misma foto, unos mejor otro peor, pero los encuadres eran muy parecidos. 

Si uno subía una foto de una localización guapa allí íbamos el resto a hacer la foto, siempre compartiendo el lugar, como llegar y la mejor hora para ir. Todo de muy buen rollo, podía surgir alguna píquilla, pero era mas cachondeo que otra cosa.

 Si cuando yo era novata y hacía una foto,  uno de los veteranos me preguntaba donde estaba ese lugar,  me sentía súper orgullosa, porque significaba que la foto le había hecho "tilin". Seguro que iría y haría una foto mil veces mejor, pero  mi foto le había despertado algo, para querer conocer ese sitio, y para mi eso ya era un punto positivo.

Ya pasaron mucho años desde entonces y al cabo de este tiempo me han "pisado" muchas fotos, muchísimas y pienso: "jo algo debo estar haciendo bien", por eso yo creo que las fotos no se copian, ninguna foto va a ser igual que otra, nunca. Creo que si alguien se fija en tu trabajo y quiere hacerlo igual, es que  lo estas haciendo bien y es motivo de orgullo.

Cuando yo empecé con el retrato, estaba muy perdida, sobre todo con el tema de estudio, es muy difícil hacer una sesión en interiores, porque las ideas y poses se acaban rápidamente, por lo menos a mi. 

Una vez mientras buscaba por galerías que podía hacer, vi una foto de una niña leyendo un libro con uno grandes coloretes, parecía inspirada en Alicia en el  País de las Maravillas y decidí hacerla con mi hija. La verdad es que nos lo pasamos pipa, con el maquillaje, el vestido, buscando la pose ideal y dentro de mis posibilidades hice la foto, la subí a Flickr y fue un exitazo. Sobre todo porque mis seguidores en Flickr eran también mis amigos y sabían todo lo que me esforzaba, y aplaudían cada pequeño pasito que daba. 

Pero aquel subidón me duró poco porque apareció la dueña de la foto en la que me había inspirado, se puso como una fiera diciéndome que la había copiado... y no solo eso, subió mi foto a twitter, donde ella y sus seguidores me ridiculizaron e incluso se metieron con mi niña.

Los que ya me vais conociendo un poco sabréis lo que me  afecto todo eso. Hable con ella, intente explicarle  que me encantaba su trabajo y que solo había cogido su idea porque me parecía genial, pero ella no atendía a razones y acabe borrando la foto (intente buscarla ahora en el disco duro para enseñárosla, pero la debí borrar también). Estuve meses avergonzada y me sentí fatal.

Creo que esa chica estaba equivocada y fui tonta por borrar la foto, la fotografía es para compartir, siempre, para compartir ideas, para compartir momentos, para compartir sentimientos. 

Siempre estuve, estoy y estaré orgullosa de que a alguien le guste lo que hago y quiera hacer algo parecido. 

No se confunda todo esto con los manguis que te roban las fotos, te recortan el nombre y las suben a las redes como si fueran suyas...

Inspiraros amigos...



© Todos los derechos reservados.

Conexiones lentas.

   
La distancia entre el querer y el poder se acorta con el entrenamiento.



 Me está costando muchísimo volver a estudiar, no sé si decir volver, o empezar... 

La verdad es que no pensé que iba a ser tan duro volver a meterme entre libros (o pdf a cientos), estoy agotada y estresada, pero lo peor es que estoy frustrada.

 Me faltan horas en el día, no me da tiempo a todo, me cuesta muchísimo concentrarme y cuando lo consigo siento que estoy a un 20% de mis posibilidades.

 Estoy nerviosa y terriblemente cansada, me siento insegura y como algo me salga mal o no lo entienda a la primera, me bloqueo y no doy más de mi...

 Espero superar esta primera fase pronto y conseguir un equilibrio, porque como siga así mucho tiempo más, voy a acabar como una cabra.

Cada cosa tiene su edad, pero de meterse en una de estas, hay que hacerlo con tranquilidad, sin presión. 

Esta experiencia me está sirviendo para admirar mil veces más a mi marido y como él se sobrepuso a todas las dificultades: a la vergüenza que da volver al Instituto, a recuperar el ritmo de estudio, a ver lo rápido que va la gente más joven... Pero como me dice para animarme: " El trabajo duro supera al talento, cuando el talento no trabaja duro".

Por ahora ya he tenido que abandonar el proyecto 365 porque era totalmente incompatible.

Como podéis ver estoy un poco desanimada y quejica, espero en una próxima entrada contaros cosas del ciclo desde un punto de vista un poco más positivo y optimista.



© Todos los derechos reservados.