Sonreír a la vida.


Sonríe a la vida... ¡Topicazo! ¿Pero cómo le voy a sonreír? Si lo que en realidad me apetece es salir a la calle con la espada de Ragnar y enzarzarme en una lucha vikinga.
No hay día que en algún momento no piense que nos vamos a la mierda, la gente cada vez es más intolerante, más dañina, más cotilla, más cobarde, "más peor".
Estamos viviendo  una involución en todos los aspectos.
Realmente me aterra lo que nos quedara por ver... y mientras yo le sonrío al espejo, como si con eso todo lo pudiera sanar...







© Todos los derechos reservados.

Comentarios

Entradas populares