Abandono



La soledad de Dios era infinita,
en su grandeza inmerso,
parado en un instante sin fronteras
sin transcurrir el tiempo.
Y Dios quiso salir de su pereza,
y soñó mundos,
el que llamamos Tierra
y los otros planetas.
estrellas y cometas.
Y soñó el Sol.
En el planeta Tierra
soñó mares y ríos,
árboles y caminos.
Mas transcurría el tiempo,
que él empezó a contar;
se hacía viejo
y seguía solo.
Y entonces fue más lejos,
y soñó al hombre,
y soñó la palabra,
la tristeza, el dolor,
la risa y la alegría,
y paso el tiempo…
Los humanos sufrían,
gozaban y reían,
mas le echaban la culpa
de todas sus desgracias
y Él lo sabía,
y le insultaban
y maldecían.
Y Dios se cansó un día
de oír las súplicas,
los ruegos y las amenazas
y fue más lejos,
y se hizo hombre,
y olvidó el Cosmos
y nos dejó a nosotros
a la deriva.
Y Dios debe andar por esos mundos,
feliz e irresponsable,
soñando que fue Dios,
sin llegar a enterarse…

María Teresa García Arribas.

© Todos los derechos reservados.

Comentarios

Entradas populares