Niña.


NIÑA

No deshagas aún
tu mundo de muñecas
hechas de cosas bellas
familiares y tiernas.
Y no te importe
que te digan
que te has dormido
entre algodones tibios y rosados.
Y ten presente, niña
que fuera de los confines de la infancia
te espera un mundo hostil
cobarde a avariento
que aplasta sin piedad
a todo sentimiento
con hambre y con sudor
con increíble esfuerzo.
Por eso niña
quédate un poco más
en ese mundo
de cuentos que te hablan
de hadas y de princesas.
Y no te importe
que digan
que te has dormido
entre algodones, tibios y rosados.


María Teresa García Arribas.


© Todos los derechos reservados.

Comentarios

Entradas populares