¿Y cómo podría no quererte, Thor?



Tengo que aguantar que me digan que estás muy mimado, que te tengo humanizado, que no eres más que un animal…
Y yo con paciencia intento explicarles lo que significas para mí: eres mi mejor amigo, mi hijo, mi familia, mi mayor consuelo…
Tú me quieres incondicionalmente, siempre estas feliz de verme, me abrazas cuando sabes que lo necesito, me despiertas cada día con un beso, tú primera respuesta a mis palabras es una sonrisa, porque si, mi perro sonríe y besa, así es él.
Eres mi más fiel amigo, siempre cuidándome y defendiéndome.
Me haces reír cada día con tus monerías, me hace infinitamente feliz verte jugar con otros perros, verte contento, disfrutando de cada momento.
Me has ayudado a ir recuperándome poco a poco de mi operación haciéndome salir diariamente a pasear, me has ayudado a volver a disfrutar de la fotografía y de la naturaleza.
Adoro sentir tu peso sobre mis pies al dormirme y escuchar tus suspiros de felicidad.
Me encanta entender tus gestos y que tu entiendas los míos.
Eres mi sonrisa, mi calma, mi paz…
Me lo has dado todo Thor, ¿Cómo podría no quererte?





© Todos los derechos reservados.


Comentarios

Entradas populares