lunes, 30 de diciembre de 2019

Adiós 2019


Otro año más que se acaba y toca hacer balance.
Este 2019 ha sido de los que dejan huella, en líneas generales para bien. Se ha hecho largo, tanto que ni me acuerdo que planes tenía en enero.
He vivido, he aprendido, he crecido y he disfrutado mucho.
Me siento muy orgullosa de todo lo que he logrado este año.
Lo mejor y más gratificante ha sido sin duda las colaboraciones con editoriales.
He leído mucho, lo que me ha ayudado a desconectar y a relajarme.
Younique… me ha ayudado a quererme, a aceptarme y a vislumbrar la oportunidad de una vida mejor.
He conseguido el trabajo de mis sueños, sin tener nada que ver con lo que buscaban.
Todas están cosas han reforzado mucho mí autoestima.
Hemos crecido en familia y como una piña, nos hemos fortalecido.
Ahora estoy en Madrid con un horizonte a la vista lleno de oportunidades.
Así que no puedo más que dar gracias al 2019.
Al 2020, año de cambios dicen… le pido que las musas me acompañen, escribir más y mejor y adaptarme rápido a esta ciudad.

Te espero con ilusión 2020.



















© Todos los derechos reservados.

jueves, 19 de diciembre de 2019

OBSESIÓN. BETA LA COQUETA.


Y Elisabet Benavent dice:

La obsesión. La idea, que se convierte en un insecto con un aguijón tan grande que se hunde hasta las entrañas.
Porque cuando aparece el germen de la idea, estoy perdida. La obsesión la alimenta hasta que no cabe nada más en mi cabeza, en mis tripas, en mi pecho.
Me obsesiono con rapidez. En ocasiones diluyo con rapidez el efecto reventando la burbuja de golpe cuando necesito concentrarme en otra cosa prioritaria; otras, la idea se va desdibujando por los márgenes hasta que no recuerdo haber sentido su llamada jamás. Sin embargo, la mayor parte de las veces, me empecino.
La obsesión no es solamente la forma en la que he aprendido a trabajar, es también una condena anecdótica que suele teñir todos los aspectos de mi vida. Porque cuando me gusta un pintalabios, solo llevaré ese color; cuando quiero algo, me torturará hasta en sueños hasta que lo consiga. Me obsesiono con amor con tantas cosas que, en días como hoy, es casi imposible hacer madeja de ideas de algo que no sea un nudo.
Hoy es día de obsesiones; mañana ya veremos.

Esa sensación. María Reig.


Te parece mentira que el papel sea tu cobijo, pero no imaginas mejor escondite para olvidar tu realidad y zambullirte en vidas ajenas, manejadas por otros, decididas de antemano. No obstante, el final te acecha, mientras avanzas hacia la contraportada. Ay, ese final. Se devora en minutos y da cierre a lo que has vivido durante varias semanas. ¿Es posible que haya vida más allá de esas páginas? Ojalá sí. Necesitas que sea así.
Pixabay_StockSnap
¿Sabes esa sensación? Quizás tú la has sentido también. Yo me enamoré de ella, hace años, y me decidí en silencio a dedicar mi vida, en lo posible, a ser capaz de originarla.
Porque esa sensación es lo más parecido a la magia que nunca he conocido.

Ilustración de Jess Ketch y fotografía de Paco Navarro

¿De verdad aún nos conocéis a María?

martes, 17 de diciembre de 2019

Me voy a Madrid


Llevo un par de semanas intentando escribir sobre la mudanza a Madrid y no soy capaz… Si al final se me va a dar mejor hablar que escribir… Pero tengo que hacerlo y dicen que el bloqueo se quita escribiendo, así que aquí estoy frente al ordenador y sin la más mínima idea de cómo colocar mis pensamientos.

La verdad es que en los últimos días pensamientos tengo pocos… Ando en una nube, con una vorágine de cosas que hacer y sin ninguna gana de hacer nada.

¿Qué me llevo y qué dejo? Quiero llevar pocas cosas, atarme lo mínimo posible a lo material.

¿Y si pudiera dejar aquí cuando cierre con llave la puerta, sentados en el sofá: mi inseguridad, mis miedos, mi cobardía, mis rencores… y un largo etcétera de cosas que no quiero me acompañen en esta nueva etapa?

Sueño con estar instalada, tener mi estudio montado, salir a hacer fotos durante el día, procesar y escribir durante la noche… Y ver que sale de ahí.
Dicen que cuando pones ilusión, trabajo y constancia se puede todo ¿no? Eso dicen…

¿Y la suerte? ¿Pinta algo en todo esto? Yo creo que sí.
Creo que es importante estar en el momento y en el lugar adecuado y que hay personas que la tienen y personas que no.
Esperemos que la suerte nos acompañe en esta aventura.

Estoy en un momento importante de mi vida, en un buen momento. Hay muchas posibilidades de que todo salga bien, tengo ganas de hacer cosas e ilusión, mucha ilusión por todo, como siempre.

El plan es escribir mucho más y volver a meterme de lleno en la fotografía, así que espero que me veáis más.







© Todos los derechos reservados.



viernes, 13 de diciembre de 2019

VAMPIROS LUMINISH-ANA BLANCO BARTOLOMÉ





·         Autor:
Ana Blanco Bartolomé, nacida en Valladolid en 1988, con raíces asturianas y enfermera de profesión.
 A los diez años, la serie televisiva Buffy Cazavampiros la cautiva y sumerge de lleno en el mundo sobrenatural vampírico. Este universo marca no solo su creación, sino su particular forma de entender el mundo. Gran lectora y espectadora de este género, y admiradora acérrima de Joss Whedon, escribe en 2014 su novela Vampiros Luminish, una obra con guiños al Buffyverso y numerosas referencias médicas, testigo de la ocupación y marca personal de la autora.





·         Editorial:

·         Sinopsis:

Ana Freyja es una joven acomodada del siglo XVIII que, harta del rol sumiso y ornamental que desempeñan sin réplica las mujeres de su época, decide enfrentarse a la sociedad y costumbres que la rodean. Su rebeldía la lleva a salir a escondidas cada noche, hasta que el destino la empuja a los brazos de un vampiro. Sin embargo, lejos de resucitar como un nuevo ser despiadado, su despertar es diferente…
Junto a Ányelus inicia un camino de amor, aventuras, lucha, incertidumbre y dolor, donde el poder de los anillos Luminish es suficiente para burlas las fatales consecuencias de la luz del sol; pero otros males, más cercanos e inevitables, les acechan. ¿Acaso su amor es tan fuerte como lo es su inmortalidad? ¿Será capaz de durar para siempre, cuando para siempre significa toda la eternidad?
He aquí un romance sobrenatural, condenado a existir entre la luz y las sombras.

·         Opinión personal:

La historia empieza con Anne Freyja en el siglo XVIII, inconformista, adelantada a su tiempo y con una personalidad muy definida. Amante del peligro o sumamente inconsciente busca un cambio en su aburrida vida acomodada en la que no encaja.
Una noche conoce a Carax un vampiro sumamente poderoso que se prenda de ella y la convierte.

El personaje de Carax me parece sumamente interesante, me hubiera gustado saber muchas más cosas de él, como quién lo convierte, cómo llego a ser prácticamente invencible entre los vampiros, cuáles eran sus “gustos alimenticios”, cuál era su técnica de lucha y profundizar mucho más en su relación con Anne.

Al igual que me hubiera parecido muy interesante saber más sobre que paso después de que Anne fuera convertida, como que se dijo en el pueblo, como reaccionaron sus padres…

Los primeros capítulos se desarrollan absolutamente llenos de tópicos vampíricos. La cosa empieza a ponerse interesante cuando Anne se revela y empieza a dejar salir su alma humana.

Cuando la antigua Anne ahora llamada Gabrielle llega a España ya en el siglo XXI la historia da un giro. Me hace gracia que una de las cosas en las que ahora repara es que su atuendo no es acorde con la época… (sí que le costó años darse cuenta).
Esta parte de la historia es donde más se hace presente la influencia del “Buffyuniverso”.

No hay ni un solo fragmento en la primera parte de la historia en la que consiga simpatizar con Gabrielle y cuando se enamora a primera vista de Ángel … me parece cursi hasta la saciedad.

La trama vuelve a ponerse interesante cuando Ángel descubre quien es Gabrielle, ese tira y afloja que se traen fue la primera parte del libro que me engancho. 

Luego aparece la leyenda Luminish un descarado guiño a “Los originales”, e incluso tiene su protagonismo un clan casi idéntico a “Los Vulturis” de Crepúsculo, con una lucha muy similar a la que hubo en la segunda parte del libro “Amanecer” entre clanes.
 Que “Los Vulturis” (venidos a menos) prometan volver después de la lucha, me animo un poco…

La segunda parte narrada en primera persona por Ányelus, da un vuelco fascinante a la historia.
Nada previsible en esta parte del libro, la autora logro sorprenderme a la vez que fascinarme por completo.
Un poco más lento, pero con unos unos acontecimientos asombrosos… hacen que me lea casi 200 páginas del tirón.
Los ir y venir de Gabrielle entre mundos me hicieron mantenerme expectante en todo momento y empecé a empatizar con la intensa relación que une a ambos protagonistas.
La parte final vuelve a sorprenderme y a encantarme, espero sinceramente que la autora se anime con una segunda parte.
Me llama muchísimo la atención el abismo que hay entre la primera parte narrada por Gabrielle y la segunda parte narrada por Ányelus.
Aunque al principio me decepciono un poco, la historia va mejorando capítulo a capítulo, no puedo más que recomendaros este libro al 100%.

⭐⭐⭐⭐



 © Todos los derechos reservados.





domingo, 8 de diciembre de 2019

Escucho tus silencios y los cuido. Paula Marin Psicóloga.




Te agarraré, por donde no duela. Ya, ya sé que duele casi todo, que llevas en la maleta el sufrimiento de quién creyó que algo sería eterno y se rompió a los dos días... ya sé que querías que no fuera así pero fue, y que a veces fantaseas con la idea de que pudiera ser lo que no será. Ya lo sé.

Y por eso no vamos a llevar maletas, sino una mochila. De esas en la que caben pocas cosas y no tienes que andar muy pendiente de ellas. Una mochila pequeña, para unas bragas y una camiseta, para cuando nos manchemos de vino brindando por lo que aún queda por caminar.
En la que quepa un costurero, para que podamos coser las heridas cuando se vayan abriendo, porque se abrirán y escocerán, y habrá que saber cuándo parar para una intervención de emergencia y tomarnos un vino.

Y vamos a reírnos juntas, y por supuesto a llorar, porque vamos a sacar pá fuera eso que aprieta tu garganta tan fuerte que impide que puedas decirme cómo te sientes ahora.
Pero no importa, porque te entiendo. Y aunque no hables, escucho tus silencios y los cuido.

Como necesitas ahora que te cuiden.

Y vamos a salir de esta, otra vez.  

Como salimos de todas.

Paula Marin Psicóloga


40 años.

 Aquí estoy a pocas horas de cumplir 40, yo que soy muy maniática para estas cosas, esperare hasta las 7 de la mañana que es la hora en que...