jueves, 30 de enero de 2020

Plaza de Colón.


Con trípode en mano ayer tarde me dirigí a una quedada de nikonistas Madrid en la plaza de Colón.

Hacía años que no me tomaba hacer una foto con tanta calma, buscar el sitio adecuado, colocar el trípode, después la cámara, buscar una composición atractiva, encuadrar, pensar en que valores de exposición serían los adecuados para los resultados que quería obtener, esperar a que el viento se calmase... Disparar, tapar el visor, esperar ansiosa mientras mi tarjeta grababa una larga exposición y quedarme satisfecha con la foto obtenida pensando en lo que me iba a divertir en casa editándola, fotografía...

Si, amo la fotografía,  la amo con todas mis fuerzas.

Nada me relaja más, ni me hace más feliz.





 © Todos los derechos reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Extinción.

 El domingo estaba dando un tranquilo paseo en dirección al Parque del Retiro, cuando oí gritos y empecé a ver furgones de la policía nacion...