A veces solo necesito el mar.


A veces solo necesito sentir el viento fresco en la cara, mis pies hundiéndose en la arena y los últimos rayos de sol calentándome la espalda... No escuchar más sonido que el rugido del mar, su llamada... Y ver cómo la naturaleza despliega con esplendor su paleta de colores. A veces solo necesito el mar.






© Todos los derechos reservados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

100 Lenenses. Semana 6.

La Pilara.

100 Lenenses. Semana 5