Heridas que no se cierran.





Mamá es casa, es seguridad, es protección.
Mamá es saber, que nunca estarás sola.
El vacío que queda cuando una madre se va, 
no se llena nunca,
nada lo repara, 
nada lo compensa,
es una herida que no cura el tiempo,
es el desamparo,
es la soledad,
es el miedo,
es la fragilidad,
es no tener ni ancla, 
ni faro.



Ángela Arribas



© Todos los derechos reservados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Pilara.

El diario de Ana Frank -La memoria del Holocausto - Eduardo Alonso

Mujercitas - Louisa May Alcott