lunes, 21 de diciembre de 2020

Colmillo blanco en Navidad.


 ¡Feliz semana colegas! Está es un poco más corta, mi humana está por las mañanas en casa, así que aunque estoy un poco cojito voy a echarle buen humor a la cosa.

Creo que se acerca tiempo de dolor de barriga, estos humanos insensatos no hacen más que llenar la nevera de cosas, de refilón he visto una caja de langostinos, el año pasado cuando se fueron a dormir me comí todas las cabezas que había en la basura, madre mía perruna que malo me puse…

Tengo muchas ganas de que lleguen esos días en que estamos todos juntos en casa, sé que Papá Noel va a volver a traerme un regalo este año, lo que no tengo claro es cómo llega ese señor sin ser descubierto hasta las zapatillas, mis humanos las tienen súper escondidas para que yo no se las mordisquee(ese es mi juego favorito). Lo perdono porque siempre me trae algún juguete ruidoso y masticable, pero la verdad es que está arruinando mi reputación de vigilante.

Ya os he comentado que yo soy un perro de guarda, el mejor, el más veloz y valiente, todo se lo debo a mis genes porque mi abuelo era un gran lobo gris, no tonto como el de Caperucita… un lobo listo como Colmillo Blanco, si eso es, yo soy su tataranieto.

Espero que paséis buena semana y cuidado con el marisco… que cuando despiertas a los humanos más de 3 veces por la noche para que te bajen a la calle se cabrean un poco, de todas maneras… ¡Quedaros con quien os mire como a mi me mira mi rubia!

© Todos los derechos reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La vida tiene sus planes.

 Y es que somos tan frágiles, últimamente nuestro mundo se derrumba por cosas que ni imaginábamos que podían pasar fuera de las novelas. T...