Mostrando entradas con la etiqueta Elisabet Benavent. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Elisabet Benavent. Mostrar todas las entradas

martes, 19 de mayo de 2020

Saga persiguiendo y encontrando a Silvia de Elisabet Benavent.



  • Autor:

Elisabet Benavent es licenciada den Comunicación Audiovisual por la Universidad Cardenal Herrera, tras esa licenciatura se mudó a Madrid conde cursó el máster sobre Comunicación y Arte en la Universidad Complutense de Madrid, lugar donde actualmente reside.

Dice que su afición a la escritura surgió a una edad muy temprana, porque su hermana le inculcó el gusto a la lectura, pero no sabe exactamente cómo empezó a escribir, sólo sentía la necesidad de hacerlo. Se la reconoce por el género de sus novelas romántico/contemporáneas como ella las llama.




  • Editorial:
           SUMA
  • Sinopsis:
Y tú ¿qué estarías dispuesta a hacer por amor? Silvia trabaja en una importante multinacional y está perdida. Silvia necesita encontrar a alguien para olvidar a Álvaro. Álvaro es su jefe y acaba de romperle el corazón. Bea, su mejor amiga, le propone un viaje... Y allí Silvia se encuentra con Gabriel... Gabriel es una estrella de rock y también tiene problemas, Silvia y Gabriel conectan desde el principio. Y pronto descubrirán que ese encuentro cambiará sus vidas.

♩♪♫♬♫♬♪♩♪♪♪♫♩♩♩♩


Silvia necesita estar al lado de Gabriel, saber que está bien, pero Gabriel no cree en el amor, no como Silvia, Silvia tiene problemas con Álvaro cuando recibe una oferta irrechazable. Silvia busca señales, desea encontrarse. Pero el lado oscuro de la fama y una personalidad autodestructiva la pondrán a prueba.

 Elisabet Benavent, autora de la exitosa saga Valeria, completa en Encontrando a Silvia esta historia en la que la verdadera pasión, el amor, los impulsos y las decisiones que cambian vidas se entremezclan con la soledad de la fama, con las malas compañías y con las drogas. Un relato maravilloso acerca de lo que significa amar sin límites que te hará perseguirte y encontrarte, y volverte a enamorar de nuevo.



  • Opinión personal:
Hace unos días estrenaron Valeria en Netflix, que por cierto no se parece nada al libro, y me apeteció releer toda la saga, son libros muy entretenidos y que se leen rápido. Ya metida en faena empece a repasar que títulos de la bibliografía de Elisabet me quedaban por leer y me encontré con Silvia. Así que en poco de más de tres días me los "ventile".



 La historia de Silvia es muy típica, una mujer atrapada en una relación tóxica, con sexo salvaje y hombre guapísimo, que sabe que tiene que dejar, pero en la que recae una y otra vez. En un fin de semana loco conoce a un chico, que es para más lío una estrella de rock, y que se enamora de ella hasta las trancas (sin creer en el amor). Esa relación va poco a poco envolviéndola hasta que empieza a enamorarse de Gabriel, el cantante torturado y drogadicto.

Empiezan una relación extraña y muy empalagosa en la que la premisa es no acostarse para no destruir su buen rollito y con ellos se empieza a generar una tensión sexual muy típica de los libros de Elisabet, que te hace siempre pensar que la protagonista no puede ser más "pava".

Los diálogos son rápidos, ingeniosos y  muy divertidos, en la línea de la autora.  Aunque hay muchos tópicos y muchos sinsentidos, es una historia que te engancha, aunque tiene demasiado sexo para mi gusto, hubo varias escenas que me salte, porque me parecían  aburridas y eran un "¿tanto para qué?"

Bea la amiga de Silvia, intenta ser una imitación de la Lola de Valeria un poco más comedida, pero no lo consigue, y es que Lolita solo hay una.



Me gusta leer a Elisabet, porque sus personajes son mujeres muy reales, en las que me veo reflejada en muchas cosas y que me hacen pensar, porque incluso entre sus sinsentidos todo tiene un mensaje. Me la imagino a ella partiéndose de risa delante de su ordenador cada vez que Silvia soltaba una burrada.

Da gusto leerte Elisabet, eres sin lugar a dudas mi escritora favorita.



⭐⭐⭐⭐

© Todos los derechos reservados.



martes, 12 de mayo de 2020

¿Qué quieres ser? Elisabet Benavent.

¿Te has preguntado alguna vez quién quiere ser? No  el cómodo de lo que te rodea, solo el qué de lo que eres.

Existe la leyenda de que debes saberlo a cierta edad pero la verdad es que no todas las leyendas son ciertas. Ya rebasé esos años y sigo construyendo la imagen de quién deseo encontrar en el espejo... día a día y casi minuto a minuto.

Quiero disfrutar y preocuparme menos. Quiero una piel sensible a las caricias y la capacidad de absorber los golpes. Que las magulladuras de lo que salió mal no dejen peso, solo la cicatriz de que una herida sanó donde queda su huella.

Quiero que suene música y silencio, que huela a velas, que si mis pasos suenan solos no lo hagan huecos, si no plenos. Quiero saber sonreír solo cuando lo siento, quitarme de dentro la lección adherida y aprehendida (con hache intercalada, cuyo significado siempre me pareció mas poético) de que una señorita debe sonreír siempre, y ser amable.

Quiero ser amable pero también aprender a ser amablemente tajante cuando algo me haga daño. Quiero saber decirme: está bien, has sido valiente, te mereces lo bueno que te pase. Quiero callar cuando no tenga nada que decir y tener el don de marcharme cuando debo.

Quiero sentirme segura en el cobijo de mi piel. Quiero hacer de mis labios un sello. Quiero que mis ojos siempre digan la verdad. Quiero viajar, recorrer, crecer, una imaginación viva, una curiosidad sana, no dejar nunca de aprender. Quiero ser mía y que, si me doy, sepa volver a casa, al cuerpo en el que vivo, cada noche para abrazarme al dormir. ¿Y tú? ¿Te has preguntado alguna vez que quieres ser?


Elisabet Benavent

Este texto me ha calado mucho, porque ahora mismo en medio de esta situación me siento más perdida que nunca, no se ni quién soy, ni quién quiero ser...

Vuelvo a repetir fragmentos en los que me vi reflejada. Ojalá así pueda aprendérmelo.

Quiero que suene música y silencio, que huela a velas.

Quiero saber decirme: está bien, has sido valiente,
te mereces lo bueno que te pase.

Quiero callar cuando no tenga nada que decir
y tener el don de marcharme cuando debo.

Quiero que mis ojos siempre digan la verdad.

Quiero viajar, recorrer, crecer, una imaginación viva,
una curiosidad sana, no dejar nunca de aprender. 

Quiero ser mía y que, si me doy, sepa volver a casa,
 al cuerpo en el que vivo, cada noche para abrazarme al dormir.





© Todos los derechos reservados.

La vida son 4 días.

  "La vida son 4 días y 2 de gripe", era una de las frases preferidas de mi abuela, la verdad es que no llama al optimismo, pero s...