Mostrando entradas con la etiqueta psicología. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta psicología. Mostrar todas las entradas

sábado, 21 de noviembre de 2020

La vida son 4 días.

 

"La vida son 4 días y 2 de gripe", era una de las frases preferidas de mi abuela, la verdad es que no llama al optimismo, pero si nos hace pensar en cómo debemos agarrarnos a los momentos felices, ya que son pocos y pasan muy rápido.


Disfruta de tus aficiones, ya sean leer, ver series, jugar a la play, hacer deporte o pasear por el campo. Dedica todo el tiempo que puedas a hacer lo que realmente te guste.



Disfruta de los atardeceres, de la naturaleza, de los pequeños detalles que te rodean y te hacen sonreir.


Sientete libre y llega a la cama relajado y sonriente, teje nuevos recuerdos con los que adornar tus sueños.


Y es que a veces, hace falta tan poco para ser feliz...






©  Todos los derechos reservados.

domingo, 8 de diciembre de 2019

Escucho tus silencios y los cuido. Paula Marin Psicóloga.




Te agarraré, por donde no duela. Ya, ya sé que duele casi todo, que llevas en la maleta el sufrimiento de quién creyó que algo sería eterno y se rompió a los dos días... ya sé que querías que no fuera así pero fue, y que a veces fantaseas con la idea de que pudiera ser lo que no será. Ya lo sé.

Y por eso no vamos a llevar maletas, sino una mochila. De esas en la que caben pocas cosas y no tienes que andar muy pendiente de ellas. Una mochila pequeña, para unas bragas y una camiseta, para cuando nos manchemos de vino brindando por lo que aún queda por caminar.
En la que quepa un costurero, para que podamos coser las heridas cuando se vayan abriendo, porque se abrirán y escocerán, y habrá que saber cuándo parar para una intervención de emergencia y tomarnos un vino.

Y vamos a reírnos juntas, y por supuesto a llorar, porque vamos a sacar pá fuera eso que aprieta tu garganta tan fuerte que impide que puedas decirme cómo te sientes ahora.
Pero no importa, porque te entiendo. Y aunque no hables, escucho tus silencios y los cuido.

Como necesitas ahora que te cuiden.

Y vamos a salir de esta, otra vez.  

Como salimos de todas.

Paula Marin Psicóloga


lunes, 23 de mayo de 2016

Despreocuparse.


 En los niños brilla la despreocupación, quien fuera niño otra vez...


 Jugar hasta caer rendido, reir, gritar, saltar, que la mayor preocupación que tengas es que no te pongan verdura a la hora de comer.






 Creo que envidio a los adultos con síndrome de Peter Pan, a  los que hasta ahora denominaba con desprecio Happy´s.  Su filosofía de vida es mucho mejor que la mía, ¿cuándo se ha visto a un "happy" enfermo de estrés? o con todas las variables posibles del desastre anotadas a mano en un cuaderno. sin tiempo para ellos, para hacer lo que más les gusta, para disfrutar de todas las pequeñas cosas que nos da la vida.

 Me da envidia esa risa despreocupada, ese pensar en uno mismo, ese "hoy solo existo yo",  esa manera de  vivir en la que no existe el mañana.







Me gusta todo lo que haces. Nunca lo olvides.

Me gusta todo lo que haces. Nunca lo olvides. Me gusta cuando escribes, cuando ríes, cuando duermes, cuando luchas, cuando sueñas, cuando ...